Goya

En la cúpula de la iglesia parroquial de Remolinos están ubicados los cuatro cuadros de Goya denominados “las pechinas” son cuatro lienzos ovalados que representan a los padres de la iglesia: San Agustín, San Jerónimo, San Ambrosio y San Gregorio. En estos lienzos aparecen en posición sentada, emergiendo de masas de nubes, cubiertos por la mitra episcopal y acompañados por un ángel.

Su factura, eminentemente decorativa, es apropiada para que las figuras se vean casi de tamaño natural a la altura en que se encuentran situados.

El nombre del artista creador de estos lienzos fue ignorado hasta el año 1916, cuando el joven presbítero D. José Catroy Marcellán quedó sorprendido por tres pinturas que llenaban otras tantas pechinas de la cúpula. La cuarta descubría solo unas tablas para soportar y proteger la pintura de la humedad de la pared. Preguntado el párroco por la pintura que faltaba contestó que estaba recogida en la sacristía porque se había desprendido. Vista la pintura de cerca las comparó con las de Goya existentes en el Aula Dei y con otras que conocía del mismo autor por lo que dedujo que debían ser de D. Francisco de Goya.

Por aquellas fechas se celebraba en Zaragoza la "Exposición Zuloaga" y a través de la "Sociedad Amigos de Aragón" se consiguió que Zuloaga visitase Remolinos. Dicha visita se produjo el día 23 de junio de 1.916 y el pintor llegó acompañado de ilustres personalidades. Una vez en la iglesia parroquial, examinó durante largo rato el lienzo desprendido que representa a S. Agustín y declaró que en efecto no tenía duda de que el cuadro había sido pintado por Goya, pero que para dar un juicio definitivo necesitaría examinar otro, pues aquel al estar colocado frente a un ventanal había sido muy atacado por la luz a lo largo del aproximadamente siglo y medio que debía llevar ahí colocado.
Desprendido otro de los cuadros, el que representa a S. Ambrosio, lo examinó con detenimiento y después declaró que sin duda alguna, y según su opinión, los lienzos habían sido pintados por Goya.

Para que así constase, el señor Zuloaga, antes de salir de Remolinos firmo en el Ayuntamiento la siguiente acta:
"En Remolinos, provincia de Zaragoza, a 23 de junio de 1.916; hallándome en el expresado pueblo y habiendo tenido ocasión de visitar la iglesia parroquial del mismo, examiné cuatro cuadros titulados SAN AGUSTÍN, SAN AMBROSIO, SAN JERÓNIMO y SAN GREGORIO, existentes en dicha iglesia, los cuales, para mí, son legítimos y auténticos de Goya.- Firmado: Ignacio Zuloaga".

Este ilustre artista añadió: "Agradecidísimo para toda mi vida".

A finales de la década de los 80, debido al fuerte deterioro que presentaban los lienzos fueron restaurados por los expertos Manuel Barboza y Teresa Grasa. Posteriormente han podido ser contemplados tanto en la Bienal de Venecia como en la Exposición Universal de Sevilla. Actualmente se pueden contemplar en su ubicación primitiva dentro de la iglesia parroquial de Remolinos.